Por Juan Diego Bonilla – Experto en producto

Es común que algunos restaurantes no se contemplen dentro del diseño general del espacio la vajilla, cubertería y cristalería, sino se toman en cuenta como un componente aparte del restaurante. Esto no está mal, pero no necesariamente sea lo correcto. A continuación, les comentaremos la importancia de estas piezas en su restaurante, como combinarlas y el acomodo en la mesa.

Comencemos con un ejercicio. Las siguientes imágenes tienen el mismo alimento, pero uno en un plato convencional y otro en una vajilla más elegante. ¿Cuál le apetece más? ¿Cuál llama más la atención?

¿Recuerda la expresión “comer con los ojos” no? La presentación del platillo es decisiva para que un cliente coma con más ganas, o sea ayuda a mejorar mucho la experiencia, además de crear un impacto creativo que recordarán una vez abandonen el restaurante. Lo que se traduce en fidelidad, publicidad de boca en boca o en redes sociales e incrementos en su facturación.

Encontrar la identidad del restaurante en un plato puede ser todo un reto, sin embargo, una vez que se logra queda como “anillo al dedo”.  Es muy diferente la vajilla de un restaurante de carnes de res a uno de pasta o de mariscos. Por ejemplo:

Una vez aclarada la importancia del diseño podemos avanzar a la calidad de la vajilla, porque claro está que, si es muy atractiva pero delicada, al final no sería una inversión inteligente. Bonna es una marca de vajilla muy reconocida a nivel mundial, no solo por sus modernos diseños sino también por su durabilidad y garantía en sus platos. Pareciera ser muy obvio, pero una gran cantidad de restaurantes no toman en cuenta este punto.

¡Así es, usted puede martillar un clavo a madera con estos platos! Encontramos que casi el 70% de las reposiciones en vajillas se debe a al chipeo en los bordes, claro usted no le va a servir a un comensal en un plato roto. Esto se traduce en mucho dinero, es normal que las vajillas de menor calidad sean más económicas de primera entrada, pero la reposición de la misma con el tiempo las vuelve un gasto elevado.

La frecuencia con la que usted cambia la vajilla en su restaurante (o sea compra de nuevo) va a ser el indicador si usted invirtió su dinero correctamente. Por ejemplo, las vajillas más económicas y comunes del mercado normalmente tienen una vida útil de 4-6 meses en un restaurante, tomando en cuenta que se astillan, se quiebran o por su constante uso se rayan.t

La resistencia depende del material con el que se haya fabricado el plato, ya sea porcelana china, cerámica, entre otras. Bonna es fabricado de porcelana reforzada, por lo que explica su gran resistencia a golpes.

Pregunte por nuestras marcas de vajillas, podemos ser la solución que usted necesita.

Deja un comentario